Durante la guerra civil española la transmisión de las ideas tanto del bando nacional como del republicano se llevó a cabo a través de diversos medios: prensa, radio, arte, cine, carteles, poesía, canciones, documentales... En cada una de las entradas de este blog analizaremos algunos de estos aspectos, y cómo fueron tratados por cada uno de los bandos para la difusión de sus ideas.

La cultura al servicio de la guerra.

viernes, 19 de noviembre de 2010

Arte: los pinceles que nos hablan de la guerra

Durante la Guerra Civil española el arte quedó relegado en muchos casos a la propaganda política. Gran parte de la creación artística  se basaba en la elaboración de carteles para la difusión de ideas de uno u otro bando. Sin embargo, también nos encontramos con artistas que, aunque muchas veces al servicio de una de las dos españas, continuaban pintando cuadros.

Joan Miró fue uno de esos pintores que combinaron la producción de cuadros con la de carteles. Realizó Aidez l’Espagne (Ayuden a España) para un sello postal. En el cartel aparecía un campesino con el puño en alto y se solicitaba una ayuda de un franco para el gobierno de la república. Otra obra importante de Miró en esta etapa fue El Segador, que representaba a un campesino catalán que sujetaba una hoz en actitud revolucionaria. El Segador desapareció al finalizar la Exposición Internacional de París de 1937. 

Ayuden a España. Miró.


Para esta misma exposición se solicitó al pintor Pablo Picasso la elaboración de un gran cuadro para el pabellón de la República española. Este cuadro que todos conocemos es el Guernica, que hemos utilizado como imagen de cabecera para este blog. El cuadro aludía al cruel bombardeo que tuvo lugar en la población vasca del mismo nombre por parte de los aviones alemanes al servicio de los franquistas. Un guerrero descuartizado de cuya espada rota nace una flor, una madre que llora a su bebé muerto, un caballo agonizante y otros personajes angustiados por el sufrimiento. Todo ello contado a través de un lenguaje cubista en el que sólo una bombilla y una lámpara ofrecen un leve signo esperanzador entre la oscuridad del blanco y negro. Se trata por supuesto de arte político, pero si nos paramos a observarlo sin saber sobre su contexto, el cuadro alude a los horrores de la guerra en general, sin ensalzar a uno u otro bando. Picasso también realizó grabados durante la guerra, como Sueño y mentira de Franco, que satirizaba y criticaba la figura del general.

Sueño y mentira de Franco. Picasso.



Frente a las tendencias políticas de Picasso nos encontramos con las de Salvador Dalí. En 1936, Breton expulsó a Dalí del círculo surrealista por sus tendencias fascistas, además de por otras razones artísticas en las que Dalí era contrario al movimiento. Se convertía de este modo en uno de los pocos intelectuales que apoyaron a Franco durante la Guerra Civil española. En 1936 pinta Premonición de la Guerra Civil, una obra que recuerda a las pinturas negras de Goya, también relacionadas con la guerra, aunque en este caso la Guerra de la Independencia. Dalí pintó el cuadro seis meses antes del estallido de la guerra, y en principio llevaba por título Construcción blanda con judías hervidas. Al parecer el estallido de la guerra le parecía inminente. En su cuadro España se reconoce la figura de una mujer apoyada en una cómoda de la que cuelga un pañuelo rojo. Al fondo, aparecen imágenes de luchas en un escenario que recuerda a un pueblo español.
Premonición de la Guerra Civil. Dalí.

 En 1938, Dalí pinta El enigma sin fin. Se dice que pintó este cuadro en un momento de crisis ideológica: sus simpatías por el bando franquista contrastaban con las ideas del resto de surrealistas, su compañero García Lorca había sido asesinado y su hermana había ido a la cárcel.

 En cuanto a la escultura debemos destacar la figura de Julio González. La Montserrat es una de sus obras más conocidas. Representa a una campesina en posición desafiante que sostiene con un brazo a un niño y con la mano contraria una hoz. El artista realizó después varias adaptaciones de esta obra esculpiendo únicamente el busto de la campesina: un rostro de sufrimiento y dolor con un típico pañuelo campesino. 


La Montserrat. Julio González
La Montserrat (posterior adaptación). Julio González.


Tras esta pequeña selección de autores se esconden otros muchos artistas nacionales e internacionales que utilizaron sus pinceles para hablarnos de la guerra: Maruja Mallo, Óscar Domínguez, Magritte... entre los españoles, la mayor parte de los artistas parecieron comprometerse con el bando republicano, lo que hizo que pasaran años exiliados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada