Durante la guerra civil española la transmisión de las ideas tanto del bando nacional como del republicano se llevó a cabo a través de diversos medios: prensa, radio, arte, cine, carteles, poesía, canciones, documentales... En cada una de las entradas de este blog analizaremos algunos de estos aspectos, y cómo fueron tratados por cada uno de los bandos para la difusión de sus ideas.

La cultura al servicio de la guerra.

martes, 23 de noviembre de 2010

El cine durante la guerra: Producciones Republicanas

 Durante la Guerra Civil, como es lógico, el cine se estanca, y por ejemplo géneros como el de ficción a penas se llevan a cabo. Empiezan a surgir más documentales o películas  ideologizadas entre los que encontramos tanto simples propagandas políticas para animar a los contendientes, como por otro lado películas de buena calidad. La industria cinematográfica se dividía entre Madrid y Barcelona que estaban bajo mando Republicano inicialmente por lo que abundan las películas de la España republicana especialmente las propagandísticas y los documentales. En cambio en el bando franquista destaca la escasez de películas, que tenían que realizarse en ciudades extranjeras.

El cine fue un arma fundamental en la retaguardia. En la España republicana tanto las salas de exhibición como las empresas cinematográficas fueron expropiadas a sus propietarios y se colectivizaron o incautaron para convertirlas en la pieza clave de la propaganda tanto del gobierno como de los sindicatos. Se produjeron películas que tenían como objetivo, a parte de ser fuente de ingresos, elevar la moral de los españoles y educarlos, pidiendo también así ayuda al resto del planeta. Tenían así dos frentes de acción: el de confirmar que la España nacional era de carácter fascista, y estaba aliado con Alemania e Italia, y también el de llamar la atención de las democracias europeas para alejarse de la “sovietización” que se les atribuía, y así poder evitar que las instituciones republicanas fueran desprestigiadas. Los republicanos no formaron un único aparato organizado, que controlase y censurase las distintas obras como hizo la falange. Como no tenían esta política unitaria en cuanto a películas se refiere, el gobierno no ejercía el control y era una simple productora más, que compartía actuación con otras iniciativas más radicales promovidas por organizaciones obreras.

La CNT y la FAI destacan especialmente en la producción cinematográfica. Para los cenetistas el cine era “el agente de propaganda más activo de la revolución proletaria”. Al estallar la guerra crearon su ‘Oficina de Información y Propaganda’ en la ciudad condal y produjeron el corto: Reportaje del movimiento revolucionario en Barcelona. 

La producción de la CNT estaba dividida en cuatro apartados: el de reportajes de guerra y retaguardia, el de películas de propaganda, el de filmes de complemento para acompañar a los largometrajes y el de películas de ficción. Destacarían de entre los largometrajes iniciales, los distintos avances bélicos de Buenaventura Durruti en Aragón. Los principales temas de las películas anarquistas fueron las experiencias libertarias, la lucha contra el fascismo y la defensa de la revolución social, como podemos ver en películas o documentales como:
El entierro de Durruti



Nosotros somos así: una extraña película anarquista. Es una breve película musical que habla de un niño rico que va descubriendo el proletariado.Se busca así el entretenimiento y el escapismo en medio de la crueldad de la guerra.



Las producciones Comunistas si respondían a un mando único y en 1937 iniciaron la Cooperativa Obrera Cinematográfica (COC) que reactivo la producción cinematográfica en Madrid que se había estancado. Los reportajes comunistas defendían al enemigo como una fuerza invasora y extranjera (nazis y fascistas italianos) y patrocinaban que los españoles debíamos luchar contra este invasor. Así surgieron obras como ‘Mando Único’ o ‘Por la unidad hacia la victoria’. En Barcelona fueron desapareciendo los grupos de filmación comunistas ya que la tendencia hacia un cine único, protagonizada especialmente por la productora Film Popular, no cuadraba con la desorganización que reinaba en la ciudad condal en ese momento. El ejército Comunista utilizó la propaganda para adoctrinar a sus tropas y concienciar a la población civil. También, como podemos ver en Frente a Frente reclamaban a las democracias extranjeras distintas ayudas que nunca llegaron.

Lo que más llama la atención de las producciones del Gobierno Republicano es que se ocupó él mismo de toda la cinematografía republicana, y que sufrió las idas y venidas de las distintas instituciones republicanas. Inicialmente la Sección de Propaganda del Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes era la que se encargaba de las producciones fílmicas, pero cuando el gobierno tuvo que trasladarse a Valencia, el cine republicano pasó a depender del Ministerio de Estado.
Todos los cuerpos del ejército republicano tenían su propia sección cinematógrafa. Cabría destacar el documental titulado ‘España 1936’ que pretendía que Europa apoyase la legalidad republicana. También fueron importantes ‘Aurora de Esperanza’ y ‘Sierra de Teruel’ que fue una importante estrategia propagandística que pretendía romper el cerco del no intervencionismo después de los grandes desengaños militares. La película habla de un campesino que descubre el campo de aviación de los nacionales e informa a los republicanos, quienes mandan una cuadrilla de aviones. Uno de los aviones es derribado y todo el pueblo se une al rescate mostrando su apoyo a los republicanos.  


Como resumen general del cine de ambos bandos se podría decir que:
  • Los dos manipulan verbal y no verbalmente
  • Muchas más películas republicanas que franquistas
  • Respeto por los prisioneros
  • Simbología muy clara: Hoz y martillo, rojo y negro, campesinos, puños en alto, estrellas… (por el bando republicano). Águilas, mano en alto, cruces, valor de la familia, yugo y flechas… (por el bando sublevado). En la España nacional estos signos fueron más notables ya que estaban unificados.
  • Propaganda generalmente monótona y poco original.
  • La producción republicana fue variada y más libre, reproduciendo los conflictos y las ideologías que formaban el Frente Popular
  • La producción franquista fue más monolítica y predominó la ideología falangista, con pocos matices y de escasa calidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario